Nuevamente  nos visita nuestra amiga Jose de MAR SIN PLAST como siempre, viene con todos sus conocimientos y con el empuje gigante que tiene para el cambio que queremos.. En esta nueva nota ella nos cuenta acerca de cómo empezar un consumo responsable

Gran parte de los impactos ambientales y sociales que generamos están asociados a nuestro consumo, motivo por el cual nuestros hábitos representan una oportunidad importante para enfrentar problemáticas a nivel global como la deforestación, los océanos repletos de plásticos, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, entre tantos otros.  Contrario a lo que se puede pensar, existen varias acciones simples para que las personas se conviertan en consumidores responsables. Acá cobra importancia tu decisión. Sí, en vos está aportar ese granito de arena que contribuirá a tener un desarrollo económico sano y perdurable en el tiempo.  Por lo tanto, las pequeñas decisiones que tomamos todos los días sobre qué comer, dónde comprar o cuánto gastar importan más de lo que creemos.

Este último año, a principios de la cuarentena debido al Covid 19 se vieron avalanchas de personas yendo al supermercado a buscar el último rollo de papel higiénico, como si fuese la llegada del Apocalipsis. Ante la crisis sanitaria que sigue presente se apela a que el consumo responsable llegue para quedarse. Es tiempo de comprar de forma inteligente.

¿De qué se trata el consumo responsable?

 El consumo responsable promueve el comercio local y regional, el cual minimiza las emisiones de dióxido de carbono (CO2) debido a la cercanía entre productores y consumidores. Por otro lado, impulsa un proceso productivo respetuoso con el ambiente con usi nulo o mínimo de recursos naturales y preserva biodiversidad. Por último defiende un comercio justo y socialmente comprometido que asegure el respeto de las culturas, buenas condiciones de trabajo y procesos de toma de decisiones incluyentes y democráticos, en una relación comercial basada en la transparencia.

¿Qué necesitamos para ser un consumidor responsable?

En primer lugar juega un rol importante la educación. Un consumidor informado es fundamental para crear una sociedad sostenible que tome decisiones con sabiduría y con efectos positivos a futuro. Si no sabemos de dónde viene, como se elaboró y todos los impactos que ese producto genera en nuestro entorno  es muy poco probable que se  despierte la necesidad de elegir otros productos que no sean tan dañinos para el ambiente y para nosotros mismos.

 

Por ese motivo, si estás leyendo esta nota, es muy probable que ya seas una persona que que ha cambiado sus hábitos de consumo o que está apostando a hacerlo. Algunas acciones que podemos llevar a cabo para ser consumidores ambientalmente responsable son:

  • Utilizar aparatos y sistemas eléctricos eficientes y bajo consumo. Optar por eficiencias A ó B.
  • Evitar desperdicio de alimentos.
  • Hacer compras críticas, evaluando si es necesaria o no y si hay opciones más amigables con el ambiente.
  • Reducir el consumo. En caso de no poder reducirlo, reutilizar y por último buscá un punto de acopio/reciclaje más cercano.
  • Utilizar con mayor frecuencia la movilidad no motorizada o comunitaria como el colectivo, la bicicleta o la caminata.
  • Elegir productos locales por sobre los importados.
  • Rever y replantear nuestra alimentación, minimizando el consumo de carne y eligiendo productos naturales y de elaboración local.
  • Apoyá emprendedores con responsabilidad social empresarial y políticas ambientales.

En estas fiestas, como dice ROCAS ARGENTINA, deseo que no impliquen hacerle daño a lo que amamos. Consumí consciente!

Lléva tus plásticos el juves 17 de diciembre a los locales Rocas de  Mar del Plata y te regalamos una Gift Car x $500 para tu próxima compra 

 

Josefina Diez

Lic. En Gestión Ambiental